Los octópodos, conocidos comúnmente como pulpos, son unos moluscos cefalópodos que carecen de concha y tienen ocho tentáculos. Se cree que en nuestro planeta habitan más de 300 tipos de pulpos, de los cuales la mayoría no han sido estudiados. Por ello, los octópodos son uno de los animales más raros y en este post le hablaremos de los más conocidos.

Pulpo pigmeo del Atlántico

Pulpo pigmeo del Atlántico
Pinterest

 

Este pulpo es uno de los más pequeños que existen en el mundo. Su tamaño ronda los 12 centímetros contando los tentáculos. Al ser tan diminuto, y gracias a su cuerpo tan flexible -los pulpos no tienen esqueleto-, puede encontrar refugio en todo tipo de lugares, no solo en grietas, sino en conchas, latas o botellas.

Como muchas especies de pulpos, el Octopus joubini puede cambiar de coloración, aunque normalmente presenta un color blanquecino con manchas marrones. Le gustan las aguas cálidas del Caribe. Muchos ejemplares de esta especie viven en las costas de las islas Caimán.

Pulpo de anillos azules

Pulpo de anillos azules

Es uno de los octópodos más llamativos y, como indica su nombre, su cuerpo está cubierto de espectaculares anillos azules. Habita en las aguas del océano Pacífico, desde Japón hasta Australia. A pesar de ser muy pequeño -del tamaño de una pelota de golf-, es uno de los animales marinos más peligrosos del mundo, ya que su veneno es mortal para muchas especies, incluso para los seres humanos.

Igualmente, es uno de los más agresivos, ya que no suele huir o esconderse tanto como otras especies de pulpo. Su veneno le permite sobrevivir a sus depredadores y atrapar a sus presas. Se conocen tres especies de estos pulpos del género Hapalochlaena.

Pulpo de dos manchas de California

Pulpo de dos manchas de California
Pinterest

 

El pulpo de dos manchas de California (Octopus bimaculoides), también conocido como pulpo bimac, suele cambiar de color según el lugar donde habite. Normalmente, presenta una tonalidad grisácea con manchas amarillas. Lo más característico son sus dos manchas circulares azules a ambos lados de su cabeza. Además, esta especie es de tamaño mediano, llegando a medir unos 25 cm.

Se distribuye en aguas más bien cálidas, en California y la costa mexicana, pero también se puede encontrar en África y Japón. Estos animales prefieren vivir a no mucha profundidad, por lo que son más fáciles de ver que otros tipos de pulpos. Al parecer, son más amistosos y confiados que el resto de octópodos.

Pulpo de arrecife caribeño

Pulpo de arrecife caribeño
Dano Pendygrasse

 

El pulpo de arrecife caribeño (Octopus briareus) tiene un aspecto impresionante. Muestra unos colores azules y verdosos muy llamativos, aunque también puede presentarse en una coloración marrón. A veces se le confunde con un pulpo común, algo que se descarta mirando a sus ojos, que poseen unos círculos oscuros.

Como su nombre indica, se encuentra sobre todo en el mar del Caribe y le encanta habitar cerca de los arrecifes, donde se camuflan con el medio. Puede llegar a medir un metro de largo, por lo que es uno de los pulpos de mayor tamaño. Al igual que todos los octópodos, vive en solitario y solo se junta para la reproducción.

Pulpo Común

Pulpo Común

El pulpo común (Octopus vulgaris) es aquel con el que preparamos platos tan típicos de la cocina española como el “pulpo a la gallega”. Esta especie se encuentra en todos los océanos del mundo, tanto en aguas templadas como tropicales. Su cuerpo suele medir alrededor de unos 25 cm, y contando sus tentáculos un metro de largo. Sus ocho brazos tienen dos filas de ventosas, y los laterales son más largos que el resto.

Si es atacado, el Octopus vulgaris expulsa una tinta para confundir al enemigo. Esta se produce en sus glándulas del estómago y se almacena en una especie de bolsa. Como todos los pulpos, se alimenta de moluscos y crustáceos. Los científicos han concluido que es una de las especies de invertebrados más inteligentes, capaces de resolver problemas y con una gran memoria.

Pulpo rojo del Pacífico Oriental

Pulpo rojo del Pacífico Oriental
Flickr

 

Aunque originariamente es de color rojo, este pulpo (Octopus rubescens) tiene la capacidad de cambiar su pigmentación, por lo que tiene una gran habilidad para el camuflaje. Se le puede encontrar a lo largo de la costa de América del Norte, desde México hasta Alaska, y en aguas poco profundas.

Esta especie, además de alimentarse de moluscos y crustáceos, también lo hace de peces pequeños. Como dato curioso, en lugar de consumir sus presas en el sitio de la captura, este animal recolecta la comida y la lleva hasta un refugio donde come tranquilamente.

Pulpo mimético

Pulpo mimético

El pulpo mimético (Thaumoctopus mimicus) recibe este nombre por su espectacular habilidad para imitar a otras especies marinas con el objetivo de despistar a sus depredadores. Puede emular los movimientos de una anguila, medusas o estrellas de mar, entre otros muchos animales.

Fue reconocido por primera vez en 1998, en la costa de Sulawesi, en el sudeste asiático. Su coloración es de diversos tonos marrones y blancos. Es de las pocas especies y tipos de pulpos que cavan túneles y madrigueras en el fondo del mar, por lo que prefieren los fondos arenosos y fangosos.

Pulpo gigante del Pacífico Norte

Pulpo gigante del Pacífico Norte

El pulpo más grande del mundo es el Enteroctopus dofleini, y puede medir, nada más ni nada menos que 9 metros de longitud, aunque su tamaño varía mucho dependiendo del ejemplar. Sus tentáculos son muy largos y están repletos de ventosas.

Son animales nocturnos, y cazan presas más grandes que otros pulpos, incluso especies pequeñas de tiburones. Además, pueden desprender una tinta para zafarse de sus depredadores. Esta sorprendente especie habita en el Pacífico Norte, desde Japón y Alaska, hasta las templadas aguas de California.

Pulpo de siete brazos

 Haliphron atlanticus
Revista Nature

 

Lo más característico del Haliphron atlanticus es que aparenta tener solo siete brazos. En realidad, tiene ocho tentáculos como todos los pulpos, pero uno de ellos apenas es perceptible. Es una de las especies identificadas más recientemente, en 2002, en las aguas del océano Atlántico. Por ello, hay poca información acerca de este pulpo. También es uno de los más grandes, pudiendo medir hasta 4 metros y pesar 75 kg.

La mayoría de los pulpos tienen una vida corta de uno o dos años. Uno de los aspectos más peculiares de los pulpos es su reproducción. El macho toma un saco de esperma de su cuerpo y lo introduce con su tentáculo en el manto de la hembra, que podrá fertilizar hasta 100.000 huevos. Esta los protegerá hasta que eclosionen y después morirá. Los machos también mueren al poco tiempo del apareamiento.

Escriba su comentario