El cíclido cebra, más conocido como cíclido convicto, es un pez famoso por su comportamiento territorial y agresivo durante la puesta de huevos. Pertenece a la familia de peces Cichlidae dentro del orden de los Perciformes y habita en los ríos de Centroamérica.

El cíclido convicto (Amatitlania nigrofasciata) es una especie muy popular entre los aficionados de la acuariofilia debido a los bajos requisitos de cuidado que exige, ya que es un pez muy resistente a las diferentes condiciones del agua.

Se distribuye en las aguas dulces de América Central, con temperaturas medias entre los 21 y 28 grados. Habita en los ríos en movimiento de los países de Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

Morfología del cíclido convicto

Los cíclidos convictos son peces relativamente pequeños, ya que los ejemplares machos no superan los 15 cm de largo y las hembras los 10 cm. Su denominación de cíclido cebra se debe a su coloración grisácea con rayas negras que recuerda al aspecto de este animal de la sabana africana, pero hay muchos otros biotipos de esta especie.

Respecto al dimorfismo sexual, los machos, además de ser más grandes, tienen aletas puntiagudas, y las hembras presentan la zona ventral de un color anaranjado.

Alimentación

El Amatitlania nigrofasciata es un animal omnívoro y se alimenta en la naturaleza de pequeños insectos y larvas. En cautividad, se suele nutrir de copos y escamas de pescado, y una mezcla de alimentos vivos y congelados.

Reproducción del cíclido convicto

Lo más interesante del cíclido convicto es su comportamiento territorial durante el período de reproducción. Aunque son peces generalmente pacíficos, se vuelven extremadamente protectores con sus crías y atacarán a especies de cualquier tamaño para poner a salvo sus “propiedades”.

Cíclido cebra

Esta es la razón por la que, si se tienen cíclidos convictos en un acuario, es mejor que permanezcan solos en su propio espacio o, en caso de querer tener un acuario comunitario, asegurarse de que es lo bastante grande y que no esté muy poblado de peces para que no invadan su territorio y así evitar posibles problemas, ya que pueden llegar a matar a otras especies.

Por lo demás, son peces fáciles de criar y se reproducen con mucha frecuencia sin dificultad. Suelen poner los huevos en cuevas y grietas, y mientras que maduran y hasta que eclosionan, la hembra los protegerá constantemente y el macho rondará alrededor, preparado para atacar a cualquier otro ser que se atreva a acercarse a los huevos o a las crías.

Peces cíclidos convictos en Aquarium Costa de Almería

En Aquarium Costa de Almería fueron acogidos recientemente varios ejemplares de cíclidos convictos y ahora son compañeros de tanque de la tortuga de caparazón blando de Florida.

En el siguiente vídeo se puede observar el comportamiento protector de cada una de las dos parejas hacia su descendencia. Como se puede ver, las crías ya han nacido y son diminutas, por lo que los progenitores las defienden de la otra pareja de cíclidos. Mientras uno se mantiene cerca de los alevines, el otro ronda cerca para expulsar a cualquier intruso que ose acercarse.

En Aquarium Costa de Almería podrá encontrar a estos ejemplares de peces cíclidos convictos y otras muchas especies sorprendentes del mundo acuático. ¿A qué espera para conocerlos?

 

Escriba su comentario