Las tortugas son animales inconfundibles por su sólido caparazón que les protege de los depredadores. También conocidos como quelonios o testudines, forman parte de un orden de reptiles que comprende unas 293 especies de tortugas distintas. Descubra todas las características sobre estos peculiares animales.

Características de las tortugas

Las tortugas representan el orden de reptiles más antiguos del mundo, ya que habitan la Tierra desde hace 250 millones de años, es decir, desde el período Triásico.

A diferencia de lo que se pueda pensar, el caparazón de las tortugas es una placa única inorgánica que recubre los órganos internos y que está formada por una parte del endoesqueleto de huesos dermales y también por una epidermis córnea externa protectora. Para saber más sobre su coraza, consulte nuestro post sobre por qué tienen caparazón las tortugas.

Por otro lado, como todos los reptiles, las tortugas son animales ectotérmicos, lo que quiere decir que no regulan su propia temperatura corporal y, por ello, adaptan su actividad a la temperatura ambiental. Además, su reproducción es ovípara y realizan la incubación de los huevos en nidos que ellas mismas excavan en la tierra, ya que necesitan la luz solar.

Tipos de tortugas

Tortugas terrestres

Morfológicamente, las tortugas terrestres suelen tener el caparazón más abultado y duro que las marinas, así como unas patas mucho más fuertes y largas para poder moverse por el medio terrestre.

Por otro lado, las tortugas de tierra suelen ser más longevas que las marinas, ya que pueden alcanzar los 100 años.

Galápagos

Tortugas de agua dulce que pasan gran parte del tiempo en ambos medios. Tienen cuatro miembros semipalmeados que les ayudan a nadar y que pueden salir del caparazón o retraerse en él, al igual que la cola. Su cabeza de la misma forma puede introducirse completamente dentro del caparazón.

Tortugas marinas

Por su parte, las tortugas marinas también han adaptado sus características morfológicas al medio en el que viven. Por ello, presentan aletas que les permiten nadar con mayor facilidad. Igualmente, su caparazón es mucho más achatado y plano para poder nadar más rápido, y también es más flexible.

En el caso de las tortugas marinas, son solo las hembras las que salen del mar para incubar los huevos, mientras que los machos nunca lo abandonan. Aunque pueden llegar a poner una media de 150 huevos por nido, las elevadas tasas de mortalidad provocan que solo una de cada 1.000 tortugas llegue a la madurez. Como curiosidad, ponen los huevos en la misma playa en la que nacieron.

Dentro de este grupo se encuentran algunas especies tan carismáticas como la tortuga boba, la tortuga laúd o la tortuga verde.

Tamaño medio de una tortuga

El tamaño de las tortugas puede variar enormemente desde el reducido cuerpo de las Homopussignatus, con un caparazón que no excede los 10 centímetros, hasta las tortugas gigantes de las Galápagos, que pueden superar los 2 metros de largo y pesar hasta 450 kg. o las Tortugas Laúd, que pueden alcanzar hasta 3 m. de longitud.

Las medidas más grandes hasta ahora registradas se corresponden con una tortuga laúd encontrada en una playa de Reino Unido que alcanzó los 2’9 metros de largo y superó los 900 kilos.

Alimentación de las tortugas

Mientras que casi todas las tortugas marinas son omnívoras y carnívoras, con una dieta que incluye algas, crustáceos, corales, medusas y peces; las terrestres son en su inmensa mayoría herbívoras y se alimentan de hojas, plantas, raíces y frutas. Por esta misma razón, las tortugas marinas suelen tener una mordedura mucho más fuerte.

Aunque carecen de dientes, los quelonios cuentan con un pico córneo que recubre su mandíbula y que es muy similar al de las aves.

¿Cuánto vive una tortuga?

Uno de los aspectos más llamativos de las tortugas es su longevidad, aunque esta varía mucho según las especies. La esperanza de vida de la gran mayoría de los quelonios suele abarcar entre los 50 y los 100 años. Los ejemplares que llegan a superar el centenario son muy pocos, en gran parte debido a la delicada situación del medioambiente y especialmente de los océanos.

Entre las especies más longevas se encuentran las tortugas gigantes de las Galápagos. Por ejemplo, el ejemplar de Charles Darwin, conocida como Harriet, llegó a vivir ni más ni menos que 175 años.

¿Dónde viven las tortugas?

Es posible encontrar tortugas en casi todos los océanos del mundo, exceptuando el Ártico y la Antártida. Sin embargo, la mayoría de especies se encuentran en aguas subtropicales y tropicales con temperaturas del agua que superan los 20 ºC. En cambio, las tortugas terrestres son habituales en todas las partes del mundo, ya que se han extendido como mascotas.

En Aquarium Costa de Almería contamos con una tortuga boba, una especie que habita el Mar Mediterráneo y que se encuentra catalogada como “Vulnerable” en la Lista Roja de Especies Amenzadas de la UICN.¡Venga a descubrir otros muchos peces y animales acuáticos!

Escriba su comentario